La Semana Santa

A principios de abril la gente de todos los países va a España para ver las famosas celebraciones de la Semana Santa. Mientras tanto, los españoles aprovechan los ocho días de vacaciones para ir al extranjero. Así que en estos días la cantidad de turistas casi supera la población nativa.

La fiesta se organiza en forma de numerosas procesiones. Normalmente salen de una plaza y terminan en una iglesia. En las procesiones puede participar cualquier habitante de la ciudad. Primero van los sacerdotes. Ellos guían a los niños que llevan las imágenes de Cristo o de la Virgen. No es una tarea fácil, pues las imágenes son de madera y de cerámica, y pesan muchísimo. Les siguen las mujeres que lloran las penas de Cristo y, a veces, una banda de músicos.

El objetivo de la procesión es expresar la compasión al Cristo crucificado o la alegría de que ha resucitado. Por eso los primeros seis días van vestidos de negro, y el domingo, de blanco. En la cabeza llevan una capucha porque quieren representar un sentimiento generalizado e impersonal.

El momento crucial de la celebración es el Viernes Santo, cuando el sentimiento llega a su extremo. El olor de las velas encendidas, el sonido de las cadenas y las tristes voces de las mujeres llenan la ciudad y no cesan hasta la madrugada. El sábado por la noche se celebra la Misa Mayor y ¡adiós, fiesta!

0
27
RSS
Нет комментариев. Ваш будет первым!