España Spain Español English Russian Facebook Spain.sc
Online dating

The site is sold. El sitio se vende
  Login or Regístrate
Modules
· Home
· Archivo de Noticias
· Blog
· Buscar
· Comentarios
· Descargas
· Diario de Usuarios
· El Tiempo
· Enciclopedia
· Encuestas
· Enlaces
· Enviar Noticias
· España
· Estadística
· Export de notícias
· Famosa del día
· FAQ
· Feedback
· Google España
· Google Spain
· Libro de visitas
· Lista de Miembros
· Notícias de España
· Radio
· Reclamo
· Recomiéndenos
· Sitemap
· Temas
· Top
· Tu Cuenta
· TV
· WAP
· Webcams
 
España
·  España
·  Población de España
·  Educación en España
·  Cultura de España
·  Economía de España
·  Estado de España
· Historia de España
· El Flamenco
· Regiones de España
· Eurovisión España
· Internet
· Deporte de España
 
Advertising
Travel Girls
 
Gastón, un trapecista de la gran familia del Circo del Sol
CulturaNo es muy supersticioso, pero antes de salir a escena Gastón nunca se olvida de santiguarse y anudar una cinta roja en su muñeca izquierda. Son los rituales del que se juega la vida por amor al arte.

La suya es una profesión de altos vuelos: cada noche comparte escenario con la finlandesa Tuuli Paulina en un número de trapecio sincronizado al estilo clásico. Gastón Eliê es argentino y forma parte de un total de 900 artistas repartidos en los trece espectáculos que están de gira por todo el mundo creados por este prodigio de organización llamada Cirque du Soleil (Circo del Sol), que se ha convertido en un referente artístico mundial por su manera de renovar un espectáculo muy asociado a artistas vagabundos y muertos de hambre.

Sin elefantes, leones o tigres, pero con un conjunto de fieras del espectáculo entre los que se cuentan malabaristas, actores y gimnastas, las creaciones de la compañía fundada en Montreal en 1984 por Guy Laliberté se han convertido en algo más que circo, son exhibiciones artísticas completísimas que se acercan al teatro, al musical y a la danza, y que, como rezan sus tres palabras mágicas, pretenden, invocar, provocar y evocar, pero sobre “asombrar y dejar al público sin aliento”, dice Laliberté.
Gastón lleva el circo en la sangre o, al menos, eso es lo que se deduce cuando afirma pertenecer a la “sexta generación de una familia circense”, algo de lo que muy pocos pueden presumir. Su historia está vinculada al Circo Oriental Elías, ya desaparecido, en el que su familia trabajaba: “Mi padre y mi abuelo eran trapecistas” afirma orgulloso, así que todo apuntaba a que ese era el elemento al que estaba destinado y en el que empezó a balancearse con tan sólo 8 años.

Una buena preparación física es esencial para conseguir esa perfección con la que los artistas de Cirque du Soleil siempre sorprenden. Gastón confiesa que cuida “bastante” su alimentación y entrena “dos veces por semana” su número, a lo que se añade la media hora de calentamiento que realiza antes de cada show. Semanalmente ofrecen 8 pases del espectáculo, que algunas veces pueden llegar a ser diez, una auténtica prueba sólo superada por los más preparados físicamente.

Pero no todo iba a ser sacrificio, el descanso es una pieza fundamental en su agenda: “Tenemos un día libre a la semana, los lunes; entre ciudades 10 días y también 15 de vacaciones una vez al año”. Estos calendarios de reposo serían imposibles sin una serie de números de reserva, muy importantes también en el caso de algún percance, que, dado el despliegue físico y el riesgo de los números que realizan, son algo habitual.

Personas de cualidades extraordinarias


Entrar a formar parte del Cirque du Soleil no es cosa fácil, pero Gastón no se puede quejar: “Los castings son para cada uno algo diferente. Yo realicé mi acto y de inmediato fui elegido para estar dentro de la banca del Cirque”. Las pruebas de selección, a las que sólo se acude por estricta invitación, buscan a personas con cualidades extraordinarias, pero también capaces de aportar números propios que la compañía perfecciona y amolda al espíritu y simbología –que hay mucha- de cada espectáculo. Fue el caso, por ejemplo, del malabarista ucraniano de Dralion, Victor Kee, todo un ídolo en esta modalidad circense, en la que se ha llevado premios como los que concede el festival anual de circo de Montecarlo –un ‘payaso de plata’-, adaptó un número con el que ya llevaba un tiempo y que en los más de cinco años de andadura con la compañía ha llegado a perfeccionar de forma sublime.

Además de certámenes como éste o el de París o Budapest, el Cirque du Soleil sigue con interés pruebas gimnásticas de alto nivel para reclutar para su trouppe a los mejores profesionales. La última oportunidad tuvo lugar durante los Mundiales de Gimnasia celebrados en la ciudad danesa de Aarhus, en donde montaron una caseta que la organización del evento deportivo les cedió. Philippe Agogué, descubridor de talentos de la compañía canadiense, afirma que es difícil saber cuántos gimnastas le han preguntado si tendrían alguna posibilidad de entrar en el circo “decenas, centenares”, dice sin mucha seguridad, pero tal y como explica, no es tan fácil, pues para los números no sólo se busca destreza física, sino también expresividad y elegancia.

Gimnastas españoles como Omar Cortés o Edi Moreno dieron el ‘sí quiero’ y otros, como Almudena Cid, decidieron, a pesar de la enorme tentación, seguir con su carrera deportiva por el momento. Pero de nuestro país son pocos los que forman parte de la compañía. En sus filas abundan rusos o de países del este, chinos -un auténtico nido de acróbatas y contorsionistas-, estadounidenses y, por supuesto, canadienses.

En ese equipo de más de 100 personas que suele ir de gira con cada espectáculo, hay una menestra de nacionalidades que ha llevado a que el francés y el inglés sean las lenguas más habladas, o más o menos chapurreadas. “La convivencia con los artistas es muy buena, nos respetamos mucho unos a otros” afirma Gastón, que además confiesa llevar muy bien lo de estar continuamente viajando: “Conozco el mundo entero”, afirma feliz.


Una ciudad sobre ruedas


Al igual que otros espectáculos como Varekai, Quidam o Saltimbanco, Alegría -que estará en Madrid hasta el 20 de diciembre y en febrero en Barcelona- viaja con una ciudad sobre ruedas que abarca un área de 20.000 metros cuadrados, que es autosuficiente en cuanto a energía y que incluye oficinas, una taquilla, una cocina con comedor y hasta una escuela. Todo está calculado al extremo para facilitar una vida ‘normal’ a los integrantes de cada espectáculo. Darse una vuelta por toda esa superficie es casi como estar ante una pequeña ciudad que se pone a funcionar en todo su esplendor por las tardes una hora antes del comienzo del show, en el que el nutrido grupo de técnicos, también acostumbrados a lidiar con el vértigo -a más de uno le toca estar en la parte más alta de la carpa o encaramado a alguna de las columnas con el foco preparado para no perderse nada-, ultiman cada detalle. Cualquier medida es insuficiente cuando la seguridad de varias personas está en juego

En esos momentos, el backstage es un hervidero de artistas esparcidos realizando ejercicios de estiramiento y concentrándose en su número, cantantes lanzando gorgoritos como parte de su calentamiento vocal, mientras los músicos, al fondo del escenario afinan sus instrumentos.

Todo está calculado, desde luego, pero eso no quita que unos cuantos imprevistos den lugar a unas cuantas anécdotas: acróbatas que intentan varias veces uno de esos saltos imposibles y al final tienen que desistir en su intento, artistas que no se desenganchan bien del arnés y al volver al techo se empeña en llevárselos de vuelta a las alturas o cosas más sencillas como piezas de vestuario que no quieren quedarse en su sitio. A Gastón fue el adorno que lleva en la cabeza el que le jugó una mala pasada “se me cayó durante mi acto. Fue muy gracioso terminar el número sólo con la redecilla en la cabeza”.

Un modelo comercial a seguir


Cirque du Soleil empezó siendo una compañía con ingresos mínimos, pero actualmente se ha convertido en un modelo empresarial a seguir con 3.000 empleados repartidos por todo el mundo- han llegado a visitar el increíble número de 250 ciudades- y que factura anualmente hasta 350 millones de euros al año. Mario D’Amico, vicepresidente de marketing de la compañía afirma orgulloso que preguntar la clave del éxito de la compañía es “como preguntar por el secreto de la Coca-Cola” pero hay un factor “necesario y fundamental, que es la conexión emocional con los espectadores”.

“Emocionar, emocionar, emocionar” se puede oír decir a un director artístico para alentar a sus ‘muchachos’ antes de que salgan al escenario circular del Grand Chapiteau, la gran carpa, el alma de Cirque du Soleil; un lugar que requiere de ocho días para ser levantado con el esfuerzo de más de cien personas, un santuario artístico en el que 2500 personas pueden disfrutar del espectáculo.

Cuando Gastón y su compañera se encaraman a sus trapecios tienen el poder de mover a su antojo las miradas de un publico que les observa con devoción, que está dispuesto a aplaudir a rabiar y al que no le importará empequeñecerse ante las hazañas de estos y otros superhéroes de la escena creados por esta organización ejemplar siempre dispuestos a salvar al mundo con sus poderes artísticos.

elconfidencial.com, 21.11.06
Enviado el Lunes, 27 noviembre a las 14:50:53 por Spain
 
Enlaces Relacionados
· Más Acerca de Cultura
· Noticias de Spain


Noticia más leída sobre Cultura:
Sofia Vergara

 
Votos del Artículo
Puntuación Promedio: 4.8
votos: 5


Por favor tómate un segundo y vota por este artículo:

Excelente
Muy Bueno
Bueno
Regular
Malo

 
Opciones

 Versión Imprimible Versión Imprimible

 
Tópicos Asociados

Cultura

Bride.Ru
España Spain Spain.sc © 2006 - 2014
Web site engine code is Copyright by PHP-Nuke