La ley española sobre el reclutamiento forzoso en caso de guerra en Europa

La ley española sobre el reclutamiento forzoso en caso de guerra en Europa

A finales de febrero, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, alertó de que es necesario un “despertar urgente” de Europa en el ámbito militar, ya que “la amenaza de guerra no es inminente, pero no es imposible”.

En ese sentido, cabe preguntarse si, en ese potencial escenario bélico, sería posible que tuviera lugar un reclutamiento forzoso en España. Aunque el servicio militar obligatorio (conocido coloquialmente como ‘mili’) llegó a su fin en España en el año 2001, ello no tiene por qué ser sinónimo de que ese reclutamiento no se pueda llevar a cabo, todo depende de lo que digan las leyes.

El artículo 30 de la Constitución Española subraya que “los españoles tienen el derecho y el deber de defender a España” y señala que “mediante ley podrán regularse los deberes de los ciudadanos en los casos de grave riesgo, catástrofe o calamidad pública”.

Sin embargo, este tipo de situaciones poco habituales (como un conflicto armado) se encuentran mejor reguladas en la Ley de Seguridad Nacional, que tiene como objetivo ofrecer una respuesta efectiva ante desastres naturales, guerras o pandemias.

Tal y como recoge El Blog Salmón, la mencionada ley no indica que se pueda movilizar a los civiles españoles en una guerra, pero sí que se establece un planteamiento estratégico que involucraría de lleno al conjunto de la sociedad.

No obstante, esta ley no puede estar por encima del derecho fundamental reconocido en el artículo 30.2 de la Constitución: la objeción de conciencia. Por lo tanto, un reclutamiento forzoso no sería posible en España.

Si hay guerra en Europa, la Constitución Española todavía permite el reclutamiento forzoso aunque tengamos ejército profesional

La guerra entre Ucrania y Rusia se presenta como uno de los más severos y prolongados de la historia mundial reciente y su fin no parece estar próximo. Pese a que el servicio militar obligatorio ‘mili’ fue suprimido en España en marzo de 2001, de la mano del por entonces Presidente del Gobierno, José María Aznar, existe un cierto temor e incertidumbre en Europa, alentado por el desarrollo de la guerra y por la hipotética irrupción, nuevamente, de Donald Trump en la Casa Blanca si gana las elecciones presidenciales de noviembre.

En este sentido, Úrsula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea (CE), ha señalado que la amenaza de la guerra no es inminente, pero tampoco imposible. De igual modo, apunta a que no hay que exagerar los riesgos existentes, pero que resulta conveniente prepararse para ellos.

Los tambores de guerra resuenan con más fuerza en el viejo continente después del anuncio de impulsar compras militares conjuntas, como clave de la primera estrategia industrial comunitaria de defensa. De igual modo, se creará un nuevo cargo de Comisario de Defensa durante la próxima Comisión Europea.

Las alarmas saltaron después de que el presidente ruso, Vladimir Putin, asegurase que la presencia de tropas en el flanco occidental, ante la expansión de la OTAN, y la implicación de Suecia y Finlandia en la Alianza, podría derivar en consecuencias trágicas para la humanidad si se enviaban tropas a Ucrania.

Esta amenaza nuclear que Putin pone sobre la mesa va de la mano con el conflicto que se vive en Gaza, que ponen en jaque a Europa, obligada a gastar más y mejor en materia armamentística.

El reclutamiento forzoso en España

Pese a que el país cuenta con un ejército profesional, el artículo 30 de la Constitución Española es tajante al respecto y señala que: “Los españoles tienen el derecho y el deber de defender a España”. De igual modo, recoge que “mediante ley, podrán regularse los deberes de los ciudadanos en los casos de grave riesgo, catástrofe o calamidad pública”.

  1. Los españoles tienen el derecho y el deber de defender a España.
  2. La ley fijará las obligaciones militares de los españoles y regulará, con las debidas garantías, la objeción de conciencia, así como las demás causas de exención del servicio militar obligatorio, pudiendo imponer, en su caso, una prestación social sustitutoria.
  3. Podrá establecerse un servicio civil para el cumplimiento de fines de interés general.
  4. Mediante ley podrán regularse los deberes de los ciudadanos en los casos de grave riesgo, catástrofe o calamidad pública.

La interpretación de la norma es bastante amplia y ambigua sobre la posibilidad de un reclutamiento forzoso para la ciudadanía española, pero pese a la suspensión de la ‘mili’, nada impediría que esto sucediese. La norma que puede trabajar en este sentido, reformada en febrero de 2022, es la Ley de Seguridad Nacional. Con ello se pretende una respuesta más efectiva frente a catástrofes como una pandemia, desastres naturales o guerras.

Si bien es cierto, la Ley de Seguridad Nacional no recoge de manera explícita que los españoles deban ser movilizados en caso de guerra, pero sí que establece un planteamiento estratégico que involucraría de lleno a la sociedad civil.

De igual modo, se señala que los recursos privados quedarán en manos del Gobierno, en caso preciso, como la escasez de material sanitario. No obstante, la objeción de conciencia es un derecho fundamental reconocido en el artículo 30.2 de la Constitución, por lo que en base a ello, el reclutamiento forzoso no estaría permitido.

Obligaciones de los militares españoles

En caso de guerra, el Código Penal Militar especifica una normativa para imponer sanciones a los soldados que se negasen a acudir a una guerra o situación de gravedad. Así pues, la ausencia por más de 24h sería castigada con la pena de prisión de 3 a 10 años, según el artículo 199 del Código Penal Militar.

De igual modo, la ley contempla también que los militares de reemplazo que no se presenten se enfrenarán a condenas de prisión de tres años, así como el delito de deserción, que es cuando un militar no realiza sus funciones o se marcha del lugar de destino, siendo la pena de hasta 15 años de cárcel.

Países europeos que aún mantienen la ‘mili’

En este contexto geopolítico de tanta incertidumbre, hay países que se están planteando la opción de volverla a implantar de manera obligatoria. Así pues, en la actualidad, son 11 países de Europa los que contemplan el reclutamiento obligatorio: Suecia, Noruega, Lituania, Letonia, Dinamarca, Grecia, Francia, Turquía, Finlandia, Austria y Estonia.

En el caso de Alemania, el retorno de ésta se plantea desde hace unos meses por el coronel del Ejército germano y presidente de la Asociación de las Fuerzas Armadas, André Wüstner, quien aseguró que estaban en la fase más peligrosa desde el fin de la Guerra Fría. Recordar que el servicio militar obligatorio se eliminó en Alemania en 2011, aunque ya en 2016 Ángela Merkel se planteó su retorno en caso de amenaza terrorista.

0
05:30
474
RSS
Нет комментариев. Ваш будет первым!