La Legión de las mujeres

La Legión de las mujeres

El Tercio Alejandro Farnesio 4º, con sede en Ronda, cuenta actualmente con una plantilla de más de 500 efectivos, de los que solo 51 son mujeres.

Legionarias del 4º Tercio en el cuartel de Ronda

María del Carmen Lozano, Cristina López, Vanessa Becerra y Ammy Raquel López son legionarias. Escogieron meterse en un mundo dominado desde hace años por hombres y sumarse, empujadas por su vocación militar, a la Brigada de la Legión (Brileg). Son cuatro de las 51 mujeres que actualmente forman parte de las unidades del Tercio Alejandro Farnesio 4º y el Grupo de Caballería, con sede en Ronda. Representan solo en torno a un 10% entre los más de 500 efectivos destinados en la ciudad del Tajo (en la Brileg, ellas son alrededor de 270 y en las Fuerzas Armas, cerca de un 12%). La de legionaria es aún una de esas profesiones que se está feminizando, gracias a muchas valientes llamadas a luchar a diario por la igualdad real.

María del Carmen, Cristina, Vanessa y Ammy reconocen que aún choca en la sociedad lo de ser mujer y legionaria pero argumentan que es del cuartel para afuera: «No hay diferencias, si trabajas, da igual que seas hombre o mujer», explica María del Carmen, que es de Sevilla, está casada, también con un legionario que ahora está en Líbano, y tiene dos hijas: «Cuando era pequeña vivía al lado de un campo de maniobras. Veía los carros de combate y pensaba que algún día conduciría uno y mi sueño se hizo realidad», relata esta sargento primero que va a cumplir un año en el Tercio rondeño y lleva 21 como militar. «La que está aquí es porque vale y porque se esfuerza igual que un hombre. La Legión es una gran familia», afirma y cuenta que su suegra le dice que cómo le gustaría hacer lo que ella está haciendo: «Muchas mujeres mayores querían ser militares pero no podían», lamenta.

Y es la que primera mujer militar profesional ingresó en el Ejército en 1988 pero hasta 1999 no se decretó por ley la igualdad entre los dos sexos en todas las unidades, lo que en la Legión abrió las puertas de par en par: «Hoy en día tenemos las mismas oportunidades», añadió esta legionaria que estuvo de misión en Bosnia-Herzegovina y que admite que le gustaría que no existieran diferencias en cuanto a las pruebas físicas: «Nos bajan el listón por nuestra constitución», dice.

Solo cinco

Cristina es cabo primero, rondeña, tiene una hija pequeña y valor reconocido por su participación en 2003 en una misión en Irak. También ha estado en Líbano y Afganistán. «Cuando yo llegué a Ronda solo había cinco mujeres», recuerda. Eso ocurrió en 2003, por lo que lleva casi 13 años en la Legión y unos 17 como militar. «Al principio no podías entrar directamente en la Legión, por lo que me fui a Ceuta», explica. Sobre la conciliación de vida laboral y familiar, defiende: «Cuando estoy de servicio, mi marido que también es militar, se queda con la niña y viceversa. Diría que tenemos más facilidades que amigas mías que trabajan, por ejemplo, en un hospital. La conciliación de vida laboral y familiar no es algo exclusivo de la profesión militar», afirma.

Como Cristina, Vanessa es de Ronda, cabo, legionaria por la especial relación que su ciudad mantiene con esta unidad militar. «Llevo unos nueve años. Al principio éramos pocas mujeres pero con la llegada del Grupo de Caballería llegaron más… nos sentimos muy arropadas por nuestros compañeros», añade.

Ammy, de El Salvador, es dama legionaria desde 2008 y ha estado en Afganistán. Vino a España a estudiar turismo pero sus planes se truncaron:«No me cogieron y un día viendo en la televisión el desfile de la Fuerzas Armadas, decidí ser militar, me fascinó», termina.

diariosur.es, 09.12.15

La Legión no es sólo cosa de hombres

Ayer desfilaron por la Inmaculada, patrona de Infantería

El Tercio «Alejandro Farnesio» (4º de la Legión), acuartelado en Ronda, cuenta conmás de 500 efectivos, de los cuales 51 son mujeres. Estas legionarias han estado en Bosnia-Herzegovina, Afganistán, Irak, Líbano y otras muchas misiones, y defienden la igualdad de género en su profesión.

En la Brileg (Brigada de la Legión), ellas son alrededor de 270 y en las Fuerzas Armas, cerca de un 12%. La de legionaria es aún una de esas profesiones que se está feminizando, gracias a muchas valientes llamadas a luchar a diario por la igualdad real.

Estas mujeres reconocen que todavía choca en la sociedad lo de ser mujer y legionaria, pero dicen que es del cuartel para afuera, ya que «No hay diferencias. Si trabajas, da igual que seas hombre o mujer». No hace mucho, muchas mujeres querían ser militares, pero no podían. Se convertía en una vocación frustrada. Y es la que primera mujer militar profesional ingresó en el Ejército en 1988, pero hasta 1999 no se decretó por ley la igualdad entre los dos sexos en todas las unidades.

coedeoialgeciras.blogspot.com

0
21:30
1362
RSS
No hay comentarios. ¡El tuyo será el primero!