Integrantes de la selección española rebelaron contra el técnico

Integrantes de la selección española rebelaron contra el técnico

No hay vuelta atrás para los integrantes de la selección española que se rebelaron contra el técnico

Aunque el FC Barcelona ha disputado las finales de la Champions League femenina en los dos últimos años, el equipo femenino del Real Madrid también está levantando cabeza en el panorama internacional, y la selección española es, al menos sobre el papel, una de las más fuertes en Europa, a pesar de esto, la liga está al borde de un verdadero colapso.

Laia Aleixandri y Ona Batlle, las dos jugadoras que reclaman la marcha de Jorge Vilda, tras la derrota en la Eurocopa ante Inglaterra

En la tarde del 22.09, 15 integrantes de la selección española femenina de fútbol, entre las que se encontraban las dirigentes Aitana Bonmati, Patri Guijarro, Sandra Panos, Mapi León y Ona Batlle, enviaron una carta a la subfederación del país, en la que renuncian a representar al equipo. si continúa el actual entrenador Jorge Vilda.La capitana Irene Paredes, la jugadora estrella lesionada Alexia Putellas y ninguno de los jugadores del Real Madrid no estaban incluidos en la lista.

Los problemas de las mujeres españolas con el contrato de entrenador del equipo se remontan a décadas, están íntimamente relacionados y son la causa de la profunda crisis actual.

La era del anterior técnico Ignacio Quereda se alargó hasta los 27 años, entre 1988 y 2015, y los jugadores que jugaron a sus órdenes durante distintas generaciones también la han descrito como un «reinado del miedo».

El pasado otoño se proyectó en la plataforma Movistar + el documental «Romper el Silencio», donde decenas de futbolistas pudieron alzar la voz.«La gente le tenía miedo, no hablaban. No queríamos encontrarnos con él, ni en un café ni en un hotel», dijo en una entrevista la mediocampista del Manchester City Vicky Losada, quien representó al equipo femenino en más de 60 ocasiones. la película.

“Era un tirano que ejercía un control absoluto”, añadió su excompañera Mar Prieto.«Cuando fuimos de compras, quería ver lo que comprábamos más tarde. Tuvimos que dejar las puertas de nuestras habitaciones abiertas en el hotel. Fue de habitación en habitación, comprobó que todo estaba bien y luego cerró la puerta detrás de él».Según los jugadores, Quereda los acosaba verbalmente constantemente;por ejemplo, les decía a las mujeres que se equivocaban en los entrenamientos o en los partidos que no servían para nada, llamaba polacas a las jugadoras de origen catalán, otras pitufas, y cuando las jugadoras iban a quejarse a la confederación, el expresidente del sindicato, Ángel María Villar Prieto, rasgó teatralmente su declaración en tiras.

Además de su estilo de gestión dictatorial, Quereda fue en última instancia un entrenador incompetente.Antes de los grandes torneos, la preparación de las españolas era casi inexistente, antes del Mundial de 2015, que se convirtió en el clavo del ataúd para Quereda, España no disputó ningún partido de prueba, pero las féminas se enfrentaron en los entrenamientos. .Según Vicky Losada, los jugadores tenían que hacer sus propias reuniones antes de los partidos de la final de la Copa del Mundo (!) donde se fijaba la táctica y el plan de juego, porque el entrenador no se ocupaba de eso.«No teníamos ningún análisis de video, solo sabíamos de la selección de Costa Rica que era su capitán», dijo Verónica Boquete, la estrella más grande de la generación anterior de mujeres españolas.

“Sinceramente me gustaría erigir un monumento a Quereda: nadie ha respirado fútbol femenino tanto tiempo sin conseguir nada”, resumía Prieto la opinión de varias generaciones en el documental.

Cuando finalmente quedó en libertad Queredas, se podía suponer que supondría despertar de un mal sueño y un nuevo comienzo para la selección española femenina.Desafortunadamente, la asociación de fútbol se enojó con los miembros de la selección nacional que recurrieron a la prensa con sus preocupaciones, y según la delantera Natalia Pablos, se aplicaron varias medidas de represalia contra ellos, por ejemplo, después de la salida de Quereda, ni la propia Pablos, Boquete, Losado, Sonia Bermúdez ni Ruth García, las líderes del equipo femenino en la mejor liga de fútbol, ganaron más invitaciones de selecciones.

Jorge Vilda, exentrenador de la selección nacional femenina Sub-17 y Sub-19, quien en ese momento acababa de cumplir 34 años, fue designado como nuevo director técnico de la selección.Los críticos han señalado que en el momento de su nombramiento, Vilda solo tenía la licencia de entrenador de la UEFA de nivel más bajo y la asociación solo decidió a su favor porque su padre, Angel Vilda, era el preparador físico de Johan Cruyff en Barcelona, donde se mudó. para entrenar a las selecciones españolas femeninas y más tarde pasó a ser la RFEF-i como responsable del departamento de fútbol femenino.

Jorge Vilda, entrenador de la selección española de fútbol femenino

Con Vilda, las integrantes del equipo femenino comenzaron a ver los mismos problemas que aquejaron al equipo durante la era de Quereda: el nivel de entrenamiento era inexistente en comparación con lo que se veía en los clubes, el manejo de las lesiones era amateur y el las opciones tácticas eran absurdas.La periodista de fútbol Danae Boronat escribió en su libro «No las llames chicas, llamalas futbolistas» que, al igual que Quereda, Vilda también les dice a los jugadores que mantengan las puertas de sus habitaciones abiertas durante las reuniones del equipo. para que un hombre pueda venir y comprobar si se observa el silencio nocturno.

La disonancia entre el equipo y el cuerpo técnico se destacó de manera especialmente clara durante la final del Campeonato de Europa del verano pasado, cuando Marca escribió que, al igual que antes, las jugadoras se reunieron nuevamente después de las reuniones previas al juego de Vilda para discutir sus propias tácticas.Incluso antes y durante los juegos del torneo final, las jugadoras se juntaron alrededor del cuello solo entre sí, mientras que los otros equipos femeninos dejaban hablar al entrenador en esos momentos.

Estaba bastante claro que la confianza de la selección española en Vilda se había reducido a cero, y poco antes de que los jugadores hicieran público su deseo de poner fin al mandato de siete años de Vilda el primer día de septiembre, el entrenador en jefe realizó videollamadas con los miembros del equipo. durante más de cuatro horas para cambiar de opinión.La capitana Irene Paredes dijo luego a los medios que a Vilda no se le pidió directamente la renuncia, sino simplemente mejorar las condiciones y la calidad.

Por supuesto, los miembros de la selección nacional de un país tan grande como España no tienen la misma sangre, sus pensamientos no se mueven telepáticamente en las mismas longitudes de onda.También hay diferencias de opinión con respecto a Vilda, y esto agrega otra dimensión a la complejidad de la situación actual.Las periodistas de la COPE Sandra Riquelme y Mayca Jiménez, muy cercanas al equipo, escribieron que antes de que las jugadoras se dirigieran a la prensa el 1 de septiembre, se preguntaron si todos estaban de acuerdo con la censura de Vilda.Se dice que nadie tuvo objeciones y se decidió seguir adelante con el plan, pero cuando el entrenador comenzó a hablar con los jugadores, varios miembros del equipo cambiaron de opinión y ahora se pararon detrás de Vilda.Vilda decidió continuar en el cargo.

Los iniciadores del movimiento se sienten pues estafados, según la COPE, el vestuario del equipo está ahora completamente destrozado y, como en España desde el principio de los tiempos, se ha abierto un abismo entre los jugadores del Barcelona y el Real Madrid.

En este punto, entra en juego otro matiz, y es que Vilda, que aprendió el oficio de la mano de su padre, por así decirlo, ahora tiene una correa muy apretada en el fútbol femenino español: además del puesto de entrenadora, ahora es también la directora deportiva del departamento de fútbol femenino, lo que significa que aunque ella dejara la dirección técnica de la selección, él seguirá siendo un tomador de decisiones en un alto cargo.Esta es probablemente también la razón por la que varios miembros de la selección nacional no estaban dispuestos a llegar hasta el final: los destinos de Boquete, Pablos, Losado, Bermúdez y García al final de la era de Quereda están frescos en la mente de todos, y lo hacen. no quiere correr ese riesgo con su carrera en la selección nacional.

Jorge Vilda y el centrocampista española Aitana Bonmati

La tarde del 22.09, 15 jugadoras escribieron un correo electrónico a la RFEF, donde destacan que la situación con Vilda ha afectado a su estado de salud y psíquico, y no tienen intención de seguir en la selección hasta que se encuentre una solución.Hay seis jugadores del Barcelona entre las mujeres, el Atlético de Madrid, la Real Sociedad, el Manchester United y el Manchester City están «representados» por dos jugadores, y como el único jugador que se gana el pan fuera de Europa, Andrea Pereira envió una carta a la asociación.

La RFEF respondió con dureza, calificando la situación de «sin precedentes en la historia del fútbol mundial» y de «ir más allá del deporte, al ámbito de la dignidad».Según la subfederación, no tienen intención de ceder ante la presión, y la RFEF ha subrayado que ningún jugador rebelde será convocado a la selección hasta que haya reconocido su error y haya pedido disculpas.Según el sindicato, la sanción por rechazar la convocatoria de un equipo puede ser de dos a cinco años de suspensión.

«La RFEF no permite que los jugadores cuestionen la continuidad del entrenador, ya que estas decisiones no forman parte de su función», escribió la federación en un comunicado de prensa.“La federación no se someterá a ningún tipo de presión que puedan ejercer los jugadores en la toma de decisiones deportivas. Este tipo de intrigas no se corresponden con los valores del fútbol ni del deporte y perjudican. La RFEF no pretende invitar a los jugadores a el equipo que no quiere vestir la camiseta española, estamos jugando incluso con gente joven".

Parece que de aquí no hay vuelta atrás, pero sea como sea que termine la situación actual, el mayor perjudicado será el fútbol español.El Mundial está a la vuelta de la esquina, la selección femenina ocupa el octavo puesto del mundo, el Barcelona ha disputado la final de la Champions en tres de las últimas cuatro temporadas, y las llamadas rioters Aitana Bonmati, María Pilar León, Ona Batlle y Sandra Panos están en cualquier caso entre las mejores jugadoras de Europa.

Hace cuatro años, día — día!- antes del inicio de la final del Mundial masculino, la Federación Española de Fútbol despidió al entrenador de la selección masculina, Julen Lopetegui, que se había aliado con el Real Madrid y debía incorporarse al club tras el torneo.¿Fue una decisión… por desafío?por orgullo?Fue una decisión equivocada y los jugadores españoles pagaron el precio en el Mundial.Ahora los hombres españoles se han encontrado de nuevo bajo las órdenes de Luis Enrique y están entre los caballos oscuros, si no los favoritos, en las finales de invierno.Pero si los decisores importantes tampoco ceden en este momento, un escenario mucho más oscuro les espera a las mujeres del país.

Romper el silencio. La lucha de las futbolistas de la Selección

0
12:00
164
RSS
No comments yet. Be the first to add a comment!